Nueva York: ciudad de testigos

The WordsHace unos días tuve el placer de ver la película “The Words” (“El ladrón de palabras”, traducción en español) que dirigen Brian Klugman y Lee Sternthal con un elenco de actores no menos interesante: Bradley Cooper, Zoe Saldana, Dennis Quaid y Olivia Wilde, junto a un fantástico Jeremy Irons. En la cinta, un joven aspirante a escritor se traslada, tras sus años universitarios, con su novia a Nueva York donde espera conseguir su sueño: publicar su novela, en la que ha estado trabajando casi tres años. El tiempo pasa y el joven escritor, recibe un ultimatum por parte de su padre, que le ha estado manteniendo económicamente estos años. Tiene que buscar un trabajo. Así que consigue un puesto de trabajo en una editorial como repartidor de correo postal. En este tiempo se casa con su novia y viajan a París para disfrutar de la luna de miel. Allí, paseando por las callejuelas parisinas, entran de manera absolutamente fortuita en una tienda de antigüedades. Tras curiosear por la tienda sin mucho interés, su recién casada mujer decide regalarle un antiguo maletín raído y viejo pero que la joven considera muy “classy” para su marido.

De regreso a Nueva York, la vida sigue para la joven pareja hasta que un día, como otro cualquiera, la vida del protagonista, el joven escritor cambiará para siempre. Escondido en un departamento del raído maletín francés,  el protagonista encuentra unos papeles: es un estremecedor, vital y contundente relato de un joven soldado americano que batalló en la Segunda Guerra Mundial en el París de los años 40. El protagonista decide transcribir el relato, que más tarde será publicado y reconocido por los escritores más prestigiosos de la ciudad de Nueva York. Y no contaré más porque merece la pena ver cómo se desarrollan los acontecimientos a partir de ese momento hasta la pantalla en negro.

De lo que quería hablar, ciertamente, es de una de las ideas que se extraen de la cinta, frase lapidaria y remarcable: “Todos tomamos decisiones en la vida. Lo difícil es vivir con las decisiones tomadas“. Real como el mazazo de un martillo contra una pieza de hierro caliente. Demoledor y cáustico. ¿Hay vuelta atrás tomada cierta o ciertas decisiones?, ¿son algunas decisiones determinantes para el devenir de nuestro destino?, ¿hay momentos claves, con decisiones claves, que puedan cambiar el resto de nuestra vida? Cada cual que saque sus conclusiones. Podemos vivir nuestra vida desde dos vertientes, la realidad o la ficción, dos mundos que se separan por una delgada línea, frágil, quebrantable y confusa, pero son dos realidades totalmente diferentes. Recordemos que las dos opciones están muy cerca siempre. Habrá que estar al quite para no equivocarnos. Para no engañarnos. Algunas decisiones nos pueden dejar aturdidos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Peliculas y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s