“El Camino de Santiago es un camino de aprendizaje sobre uno mismo”, Lydia B. Smith

Six ways to SantiagoEntrevista a Lydia B. Smith, directora y productora del documental Six ways to Santiago, por Paula Garcia.

El Camino de Santiago es una de las travesías más antiguas de peregrinaje en el Mundo que ha conectado a viajeros de los cinco continentes desde hace más de cuatro siglos. No es un simple camino, es una mezcla entre culturas, religiones, anhelos, deseos y sueños. Un trayecto más allá del puro caminar. Es un sendero hacia nosotros mismos acompañados de amigos o desconocidos, en soledad o en grupo.

Estreno en Nueva York el 6 de Junio hasta el 12 de Junio en Quad Cinemas (34 West 13th Street).

¿Cómo y de qué manera le surgió la idea de hacer un documental sobre el Camino de Santiago?

Todo pasó mientras estaba haciendo el Camino de Santiago en 2008. Antes del Camino viví en España durante seis años. Allí, mi mejor amigo se convirtió en mi novio y salimos juntos. En otoño de 2007 estaba planeando mi boda con mi prometido. Pero, finalmente, me di cuenta de que no era el hombre adecuado para mí y nos separamos. Tras la ruptura, pase unos meses de trabajo en trabajo. No tenía ninguna relación con nadie y, de repente, me vino a la mente hacer el Camino de Santiago. Era algo que yo conocía, porque había vivido mucho tiempo en España, pero nunca me lo había planteado. Así que, en ese momento, me di cuenta que tenía que aprovechar la situación, ya que no tenía un trabajo estable, ni una casa, ni una pareja.

Y, después de un par de meses comencé a planear mi viaje hacia el Camino de Santiago. Era abril de 2008. Una persona muy cercana me dijo cuando yo estaba haciendo el Camino que debería hacer un documental sobre el Camino de Santiago, pero la verdad es que yo no quería hacerlo por dos razones: hice un documental independiente hace 15 años y me dije a mí misma que nunca más haría un documental independiente. La segunda razón es que el Camino es algo tan sagrado, tan mágico, tan bonito que pensé: “¿Cómo lo puedo hacer para captar la esencia del Camino?”. Pensé esto porque el Camino de Santiago es muy especial, tanto que incluso cuando regresas a casa e intentas explicar qué tal ha sido el viaje, no puedes explicarlo bien de forma auténtica para que la gente lo pueda comprender.

Pero volví a casa y, en un par de meses, escuché esa voz interior que me decía: “Haz el documental”. Así que decidí hacerlo. Empecé a trabajar para conseguir financiación para poder hacer el rodaje y contratar al equipo. Volví al Camino justo un año después de haberlo recorrido personalmente.

¿Cómo fue su vivencia personal del Camino de Santiago haciendo el documental?

Fue muy complicado hacer el documental. Rodábamos 12 horas al día. Teníamos que conseguir los permisos para poder grabar y otros muchos inconvenientes. Seguimos a unos 15 peregrinos, así que ya que tenía material suficiente para contar la historia de seis peregrinos, que son las historias que se cuentan en el documental. Quería reflejar lo mejor posible la esencia del Camino a través de seis peregrinos. Esa es mi idea central. Lo que yo quería enseñar es la transformación de los peregrinos, desde que comienzan el Camino, hasta que lo acaban en Santiago de Compostela. Quería mostrar la idea que supone “la familia del Camino”: es decir, compartes una horas o días con algunos peregrinos cuando vas caminando y, a veces, son personas a las que ya no las vuelves a ver más y desaparecen para siempre de tu vida, pero el tiempo que pasas caminando con ellos hace que formes parte de esa especie de “familia del Camino”.

¿Qué quiere aportar con su documental y a quién va dirigido?

La intención es de traer el Camino de Santiago a Estados Unidos para que una persona viendo el documental pueda tener una pequeña experiencia del Camino, como si el espectador pudiera estar andando el Camino a través de los seis peregrinos. No quiero convencer a la gente para que haga el Camino, sino que intento capturar la magia y las sensaciones de cuando inicias y terminas el Camino. Te das cuenta de que aprendes una lección, diferente para cada persona, de introspección, de conocimiento de uno mismo.

Quiero aclarar en este documental qué es el Camino para que la gente lo conozca. La idea del documental es que, después de verlo, los espectadores sientan de alguna manera qué se siente al llegar a Santiago de Compostela después del peregrinaje del Camino. De igual modo, el documental también quiere dar una oportunidad a los peregrinos que han hecho el Camino y es enseñar a sus familias y amigos lo más fielmente posible qué es el Camino. El protagonista del documental es el Camino mismo.

El Camino tiene muchas interpretaciones. La gente lo hace por motivos deportivos, espirituales o para entrar en contacto con la naturaleza. ¿Cómo fue para usted hacer este documental?

Las cosas que aprendes en el Camino no las descubres del todo mientras estás haciendo el Camino o cuando llegas a Santiago de Compostela. Los aprendizajes o los cambios en tu vida van apareciendo después de hacer el Camino, poco a poco. En mi caso, me di cuenta de que en mi vida era capaz de hacer más cosas de lo que yo misma me permitía. Es decir, como si me hubiera escondido de mí misma hasta entonces.

El Camino “me empujó” y me di cuenta que me ayudó a dejar atrás una vida planificada que pensé que sería buena para mí. El Camino me dio más seguridad en mí misma para perseguir mi propio sueño. Creo que el Camino es algo increíble. He estado trabajando en este documental durante cinco años y ha sido muy duro, desde el punto de vista de la financiación, así como la realización del documental. Yo no sabía en estos años si saldría bien o mal el proyecto. Fue como saltar desde un precipicio, siguiendo mi propia voz interior que me decía: “Esto sí es importante, sigue adelante, es bueno lo que estás haciendo”. Hubo muchos momentos de dudas y de miedo. Pero el Camino me seguía empujando. Y ahora mismo, veo que todas las experiencias que he vivido me han llevado a aprender las cosas que tenía que saber para hacer este documental. Me di cuenta de que mi destino podía no ser fácil, como el destino de muchas personas; todos sufrimos muchas veces para lograr nuestros los sueños pero hay que seguir.

¿La película “The way” a influido en su documental?

Tuve la oportunidad de mandarle a Martin Sheen un tráiler de este documental de unos 20 minutos, para que lo conociera y le encantó. Su equipo lo empleó para entrenar a sus actores en la película “The way”. En enero de 2011 vi la película “The Way”, dentro de una conferencia sobre peregrinaje. Me siento muy agradecida a ellos por haber hecho la película “The way”, que tanto ha gustado en Estados Unidos. Ahora muchos norteamericanos saben lo que es el Camino y están fascinados e intrigados.

¿Cómo contactó con los peregrinos de su documental?

Lo más importante para mí era mostrar el Camino a través de los peregrinos de este documental. De todos los peregrinos, sólo conocía a una de las personas de las que iba a grabar, una amiga norteamericana. Cuando supo que iba a hacer el documental, desde el comienzo, quiso participar y tuvo el coraje de hacer el Camino. Para mí era importante tener una selección de gente que tuviera una razón, un motivo para hacer el Camino que atrae a una variedad enorme de personas de distintas nacionalidades, distintas culturas, etcétera.

 ¿Cree que el Camino de Santiago es un camino de superación personal? ¿O cómo lo interpreta usted?

Creo que sí, pero cada persona lo vive de una manera muy diferente. Para un amigo mío la lección del Camino es dejar que las cosas sucedan, dejar cosas atrás que ya no te sirven en tu vida. Pero para cada peregrino es una enseñanza diferente. Es algo difícil de explicar y es lo que intento transmitir en el documental. Para mí, realmente, fue un camino de superación y aprendí que soy más capaz de lo que pensaba que era.

¿Por qué cree que tantos norteamericanos, que no siempre tienen contacto con la cultura española, quieren hacer el Camino de Santiago?

Yo tengo un gran amor por España desde que tenía 15 años. Y he visto con frustración que muchos norteamericanos tienen una imagen distorsionada, llena de tópicos, de lo que es España y la cultura española. Así que también quería explicar lo bonito y auténtico que hay en España, la variedad de paisajes, gente, arquitectura, gastronomía, etcétera. Creo que muchos norteamericanos aún no han descubierto la verdadera magia de España. Muchos norteamericanos buscan en el Camino de Santiago lo que no encuentran en la vida real y material. Buscan respuestas más allá del materialismo.

¿Se leyó algún libro sobre el Camino de Santiago antes de hacer su documental?

Sí, muchos. En el momento que decidí hacer el Camino de Santiago personalmente leí todo lo que pude. Y eso es algo que, no sé si les sucede a los españoles, pero muchos norteamericanos, cuando sienten la llamada del Camino y tienen la certeza interior de que quieren hacer el Camino de Santiago, planean mucho cómo va a ser el viaje y tratan de aprender con avidez todo lo que pueden y siguen con interés por el Camino de Santiago más allá del Camino, cuando llegan a sus hogares.

Website Six ways to Santiago

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a “El Camino de Santiago es un camino de aprendizaje sobre uno mismo”, Lydia B. Smith

  1. Ana Costa dijo:

    Muy interesante la entrevista. Despierta el interés por el documental y las ganas de hacer el Camino, incluso a quienes ya lo hemos recorrido.

  2. Casandra dijo:

    Es muy prometedor que los jóvenes se interesen por El Camino. La entrevista despierta el interés para hacerlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s