Algo más que correr: Efecto Maratón

Rafa Vega Efecto MaratonMañana Domingo 3 de Noviembre de 2013, una vez más, la Maratón de Nueva York será la protagonista, no sólo en esta ciudad, sino también a escala internacional, puesto que es una de las carreras más apreciadas y relevantes para los corredores.

El año pasado el Huracán Sandy trunco las ilusiones de muchos runners a causa de la cancelación del evento, dado que la prioridad estaba en ayudar a todas las familias que, tras el Huracán, perdieron a sus familiares y sus casas. Fueron momentos muy dolorosos para los habitantes de esta ciudad.

Un año después, la Maratón neoyorkina arrancará con más fuerza de nunca. Yo no corro maratones, pero he tenido la oportunidad de conocer a Rafa Vega, periodista español deportivo y runner. Además de correr mañana en Nueva York, ha presentado su libro en el Instituto Cervantes de esta ciudad: “Efecto Maratón“. Un escrito que consta de 42 capítulos, justo los kilómetros que se corren en una maratón. No es un libro para aprender a correr maratones. En todo caso, es un libro inspirador para correr la maratón de tu vida, el camino que vamos recorriendo, paso a paso, y el más importante. Una velada cargada de historias que sumaron, que animaron, que transmitieron la buena energía que todos necesitamos para materializar nuestros sueños, por lejanos que parezcan.

No sólo eso. Descubrí una interesante iniciativa en la que Rafa Vega y otros corredores están poniendo todo su empeño y amor: Kilómetros contra el cáncer. Un proyecto apasionante para ayudar a todos los enfermos de esta patología y a sus familiares.

Ésta es una de estas historias que emocionan, que llenan de gozo y alegría. Gracias Rafa. Mañana no sólo correrá Rafa Vega. En sus zapatillas “vamos” muchas personas que creemos que los proyectos personales o vitales pueden hacerse realidad. Soñadores despiertos y atentos, capaces de poner todo el empeño en luchar por lo que creemos.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , | 1 Comentario

La fábula del erizo o cómo sobrevivir en Nueva York

cachorro erizoEl invierno acecha entre las grandes avenidas neoyorkinas. El viento comienza a desplumar los árboles. Las hojas cambian de un color verde plomizo a un amarillo otoñal. El frío se huele en el ambiente. El sol desaparece más pronto y nos deja de guiñar el ojo. Qué mejor que relatar una fábula que alguien me regaló hace tiempo (ignoro el autor original de dicho cuento) para dar la bienvenida a la nueva estación. Y dice así:

Cuenta la fábula del erizo que, durante la Edad de Hielo, muchos animales murieron a causa del frío. Los erizos, dándose cuenta de la situación, decidieron unirse en grupos. De esa manera se  abrigarían y protegerían entre sí. Pero las espinas de cada uno herían a los compañeros más cercanos, los que justo ofrecían más calor. Por lo tanto, decidieron alejarse unos de otros y empezaron a morir congelados. Así que tuvieron que hacer una elección: o aceptaban las espinas de sus compañeros o  desaparecían de la Tierra. Con sabiduría, decidieron volver a estar juntos. De esa forma aprendieron a convivir con las pequeñas heridas que la relación con una persona muy cercana puede ocasionar, ya que lo más importante es el calor del otro“.

En esta ciudad de propios y extraños, abigarrada de soledad y luces de neón no siempre es fácil la convivencia. El estar unos con otros, por mucho que compartamos el mismo vagón de metro, provoca que los roces de la imperfección de la que estamos hechos rasguen al espíritu más fuerte. Hay que recuperar al erizo que llevamos dentro: aprender a convivir con los defectos de los demás, los propios, y llegar a  descubrir, aunque sea de reojo, las cualidades de quienes nos rodean

Imagen: Autor desconocido por la autora de este post.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | 2 comentarios

E.T. o cómo seguir soñando

etComo es habitual en la época estival, Nueva York abre sus parques para múltiples actividades, entre ellas, proyecciones cinematográficas. Los lugares comunes se convierten en amplias salas de cine donde acuden centenares de neoyorkinos de pura cepa o de adopción. Y hoy era un día especial. Para cerrar el ciclo de películas de Bryan Park, entre las calles 40 y 42 y la quinta y sexta avenida, estaba programada la película E.T. El Extraterreste. Mítico film de principios de los 80 co-producido y dirigido por Steven Spielberg. Una película que se convirtió en un referente para los que, por aquel entonces (1982), teníamos escasos 6 años. Aún recuerdo cuando fui al cine a esa edad acompañada de mis padres. Fue todo emocionante entonces y lo ha sido esta noche. No sólo por recordar la fantástica cinta de Spielberg, sino por el ambiente que esta película ha generado en Bryant Park.

Con más de cuatro horas de antelación, poco a poco, los neoyorkinos han “tomado” literalmente el parque con sus mantas extendidas sobre el césped, con pizzas o algo de comer, bebida (sin alcohol, ya que está prohibido tanto beber alcohol como fumar en los parques), y algo para leer mientras pasaban las horas, antes de la cita cinematográfica. Por suerte y por adelantarnos, mi amiga y yo hemos cogido un par de sillas del parque que estaban bien ubicadas.

Cuando han empezado a sonar la música previa a la proyección, mucha gente se ha levantado y ha comenzado a bailar al son de los acordes. El momento en que han aparecido las siglas de E.T. en la pantalla ha debido ser unos de los momentos más fotografiados. Pero no el último. La película ha comenzado con un ovacionado aplauso multitudinario. Sólo el primero de muchos aplausos durante la película. Porque E.T. no es sólo es símbolo de una generación, sino que ha sido trasmitido desde entonces, hace ya 31 años, de padres a hijos, de abuelos a nietos. En el parque había gente de todas las generaciones y todas unidas por algo común: el deseo de seguir soñando. A los de mi edad, los treinta y tantos, E.T. fue, probablemente, el primer contacto con la pantalla grande, fue la primera historia visual que experimenté y debió ser una de las primeras historias que me hicieron soñar. Soñar que podíamos ser el niño Elliot, protagonista junto con E.T. de esta cinta cargada de humanidad, tanto por el lado bueno como por el lado menos amable del ser humano, llena de esperanza de que, si creemos en ello, podemos lograr sacar de nosotros mismos lo mejor, soñar con que, sea lo que sea, todo es posible, más allá de una pantalla de cine. Porque los sueños son de los que creen, no de los que dudan. Hoy E.T. nos ha traído viejos recuerdos de la infancia y una sonrisa cómplice con nuestro presente.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , | 2 comentarios

Salmorejo de ketchup con jamón

salmorejo mamaNo es curioso que mucha gente recale en este blog buscando una receta de cocina, dado el nombre del blog. No es la primera vez ni será la última, pero, esta vez, sí voy a hablar de una receta de cocina que me ha facilitado mi madre (¡Ay las madres! Qué haríamos sin ellas). El plato en cuestión es Salmorejo de ketchup con jamón. Y según mi progenitora, con respecto a esta receta, “abstenerse puristas del recetario español”. Queda dicho.

Ingredientes:

-1kg de tomates maduros y de buena calidad.

-150g de pan duro.

– Un diente de ajo.

-Medio vaso pequeño de vinagre de Jerez.

-Medio vaso de agua.

-Un buen chorro de aceite de oliva virgen extra (medio vaso).

-Sal.

-Jamón ibérico.

-3 huevos duros.

-Kétchup a voluntad.

Lavamos los tomates, los cortamos y los trituramos con la batidora hasta que nos quede una pasta fina. Colamos la pasta de tomate para retirar piel y pepitas. Añadimos el pan remojado en vinagre y agua a la salsa de tomate anterior y trituramos nuevamente. Si se hace en Thermomix, queda más suave la textura y podemos echar todos los ingredientes a la vez.

Pelamos el ajo y le quitamos el centro, para que no repita. Lo añadimos al tomate con el pan, el vinagre y el agua.

Echamos el aceite de oliva virgen extra y la sal. Lo pasamos todo por la batidora hasta que nos quede lo más fino posible. Probamos como está de sal y si no, rectificamos.

Sólo nos queda meter en la nevera y dejar que se enfríe.

A la hora de la presentación lo ponemos en un cuenco y adornamos con pequeñas lascas de jamón ibérico, huevo duro troceado y dibujamos con  kétchup lo que más nos guste: un corazón, el nombre de un ser querido, gotas “dejadas caer” o lo que nuestra imaginación nos dicte.

Para Almudena Villegas, autora de “El libro del salmorejo“, “esta preparación es una sopa de transición, ni líquida ni sólida, a caballo entre el viejo y el nuevo mundo, entre los platos más antiguos, hijos de los pucheros de las Evas neolíticas y los platos de corte moderno, minimalistas, ligeros, extravagantes. En nuestra Andalucía actual, son recetas más finas y frescas, pero cremas, a la postre, igual que las primitivas“.

La base del salmorejo es el pan remojado en agua, el aceite y el vinagre, que para los romanos no era otra cosa que vino agrio. Alimentos de la tríada mediterránea, -trigo, aceite y vid-, con lo que se configura la base y textura del salmorejo en espera de los saborizantes, ajo, sal y, a partir de finales del siglo XVIII y principios del XIX, del tomate, traído con el descubrimiento de América“, explica Almudena Villegas en su libro.

Nota 1: Las citas en cursiva son de la autora Almudena Villegas.

Nota 2: La fotografía es de mi madre, que con todo cariño hizo la receta para dar crédito a este post.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , | 1 Comentario

De Málaga a Nueva York: Talento español

Alberto 2Con tan sólo 14 años, Alberto ha venido con su profesora de ballet, Paola Diestro a Nueva York para hacer lo que mejor sabe: bailar. Este joven malagueño ha sido seleccionado por American Ballet Theatre de Nueva York para hacer un curso intensivo de cinco semanas. Alberto compite con otros 300 jóvenes de diversas edades y de distintas nacionalidades, que durante unas semanas demostrarán todo lo que pueden dar de sí en el arte del baile y lo que potencialmente pueden aportar. El premio merece la pena: un año de instrucción en una de las instituciones más prestigiosas del mundo, American Ballet Theatre.

Hoy he conocido a Alberto. Es un chaval encantador, lleno de pasión por lo que hace. Todavía no he tenido la oportunidad de verle bailar. Pero a su profesora me remito y a la beca recibida en Nueva York también. Toda Málaga está entusiasmada con la noticia y los que vivimos en la Gran Manzana, también. Es una gran oportunidad para un muchacho que lleva bailando desde los cuatro años. Según Paola Diestro, su profesora de baile y mentora: “Alberto empezó bailando flamenco a los cuatro años y, a los ocho, su madre lo apuntó en el Conservatorio para iniciarlo en las distintas disciplinas de esta carrera tan apasionada“. Nadie de su familia está involucrada en el ámbito de la danza. El verano de 2012 le dieron una beca para hacer un curso en la escuela de Víctor Ullate durante 15 días.

Viendo sus condiciones y el resultado de dicho curso, decidí ampliar sus expectativas, por su gran capacidad para la danza. Tengo amigos bailarines y me aconsejaron que lo llevara fuera de España. Me dieron varias escuelas, pero la que más me gusto fue American Ballet Theatre.  Mandamos un DVD para la audición y lo aceptaron, otorgándole un 50% de beca para que realizara el curso“, narra Paola Diestro. “Es un curso donde trabajará la técnica de la danza clásica, de varón, paso a dos, jazz contemporáneo y pilates. En definitiva, un curso que cualquier chico o chica querría hacer“, añade Diestro.

Estamos muy emocionados. En la ciudad de Marbella, Alberto ha contado con el apoyo absoluto tanto por parte del Ayuntamiento como por parte de la Fundación Jose Banús y el Rotary Club, que han ayudado a que el sueño de Alberto se hiciera realidad“, afirma Paola Diestro.

Alberto va a seguir trabajando durante todo el verano. “Cuando termine este curso intensivo en American Ballet Theatre, iremos a Londres, al Royal Ballet, para continuar una semana más ampliando sus conocimientos y desarrollándose como bailarín“, dice su mentora.

Toda una carrera por delante, muchos sueños que cumplir. Enhorabuena Alberto.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , | 2 comentarios

El poder de lo inesperado

entusiasmoMientras el calor aplasta la ciudad de Nueva York y a sus habitantes, es momento de plantearse qué vamos a hacer con el verano y qué va a hacer el verano por nosotros. Para empezar, no está mal programar algunas buenas lecturas, de esas que nutren el alma, las emociones y las ideas. Hace meses cayó en mis manos, por arte y magia de Amazon.com, un libro que me sugirió este propio website. Por si alguien no está familiarizado con este portal, en relación a la compra de libros, entre otros materiales, según las búsquedas que hace el usuario en esta red, el propio Amazon nos indica que libros “nos podrían gustar” o “libros que han comprado otros usuarios que han comprado el mismo libro que tú”. Abreviando. La obra se llama Serendipity, de Guzmán López. Lo que me atrajo del libro no fue su título, sino su subtítulo: “¿Por que algunos tienen éxito y otros no?”. Caramba, me dije. Y di al click de “comprar”. No fue un acto impulsivo, sino la cruda y pura curiosidad. Como no, posteriormente busqué referencias de dicha obra y de su autor. Pero el libro ya estaba en camino.

Confieso que Serendipity ha dormido en mi estantería unos meses antes de hincarle el diente. Una vez di el primer “bocado” no he parado hasta devorarlo. E integrarlo, que es de lo que se trata. Serendipity nos cuenta cómo los acontecimientos que suceden en nuestra vida, no son por causa del azar, o de la suerte o del destino, sea este divino o no. Sino que nos pone en los raíles de los acontecimientos afortunados que a veces buscamos con ahínco y, otras veces, nos sorprenden en nuestro camino y nos aportan algo, bien sea de modo inmediato bien sea para “cocinar a fuego lento”.

Los hechos se suceden, la curiosidad tiene que estar activa,  y como dice el autor de esta pequeña y fundamental obra “en todo momento ha habido un objetivo, mucho humor, algún fracaso y, sobre todo, mucha constancia“. Y remarca que “tú tienes que hacer que las cosas ocurran“, afirma. Este libro habla de “la fuerza de lo inesperado“, las oportunidades que llegan a tu vida y si sabes o no aprovecharlas y sacarles rendimiento para la consecución de tu objetivo y, lo más importante, “Serendipity está presente continuamente, lo importante es saber detectarla en cada momento“.

Yo tengo mi propia historia o, más bien, historias, en plural, Serendipity. El hecho de que esté escribiendo en este blog ahora mismo desde Nueva York, es una de ellas. Pero voy a resumir “mi Serendipity” en cuatro conceptos: saber aprovechar el tiempo, tener confianza en uno mismo, tener un objetivo, sea el que fuere, y ser constantes, no abandonar a pesar del desánimo y de las muchas o pocas veces que te digan: “No lo conseguirás”. Y a la que añado otra que cita el autor: “Ser flexibles“. Esto implica ser capaces de sacar una enseñanza de un error, una ventaja de un fracaso o una oportunidad donde no existía nada.

Con Serendipity, no sólo he aprendido cómo funcionan algunas variables que se presentan en nuestro camino vital, profesional o ambos, sino cómo aprender a estar más “despierta”a “las señales”, además de disfrutar leyendo y echarme alguna que otra carcajada que oxigena el cerebro. Todo este libro regado de un elevado entusiasmo por la vida, por lo que somos y lo que podemos llegar a ser.

En una frase: ¿What are you waiting for?

Nota: Los entrecomillados en cursiva son frases textuales del autor Guzmán López en su obra Serendipity.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , | 2 comentarios

La muerte, la otra cara de la vida

muerteDesgraciadamente para el cine español hace pocos días falleció Alfredo Landa. Imprescindible actor del escenario patrio, no sólo era un excelente comediante sino también una persona cercana, cálida y entrañable. A sus 80 años se ha apagado su luz. Y nos quedarán sus películas, las entrevistas que hicieron en televisión y en la radio y el recuerdo para unas cuatro generaciones. Su muerte me ha recordado lo frágiles que somos. La muerte siempre nos acompaña. Es como la vida misma que respira con cada inspiración, que rezuma por los poros de nuestra piel cada nuevo amanecer, la vida que, con suerte, compartimos con otros que nos quieren, nos apoyan, nos animan y nos acompañan en este viaje tan especial.

Somos frágiles, digo, por dos factores básicamente (esto es sólo mi personal teoría): Por la inconsciencia de la vida que vivimos a cada instante y por lo vulnerables que somos ante la muerte (debido a la enfermedad, los accidentes, etc). Vivimos, sí. ¿Pero sabemos que vivimos?, ¿qué tipo de vida vivimos?, ¿la que nos gusta o la impuesta?, ¿que calidad tiene nuestra vida?, ¿con qué tipo de personas convivimos?, ¿personas de mal corazón, personas generosas, gente negativa o gente positiva? Todas estas preguntas, que parecen sencillas de plantear, son complicadas de responder para muchas personas. Pero hay algo que considero que puede dar la clave a muchas de estas cuestiones. La perspectiva de la muerte. Algo tan real, tangible y cotidiano como la propia vida. Ser conscientes de la propia muerte, de que nos quedan determinadas respiraciones contadas, de la caducidad de nuestro periodo en la Tierra, de la impermanencia de todo y de todos es un termómetro certero que ayuda a tomar perspectiva.

Si ponemos, como media, una vida de 80 años y descontamos los que ya tenemos, es una buena fórmula para, no sólo darnos cuenta de que sabemos restar, sino para tomar conciencia, al menos, aproximada del tiempo que nos queda. En teoría. La muerte puede venir antes o después, pero esto es sólo un ejemplo. ¿Qué haremos en los años que nos quedan por vivir?, ¿lucharemos por cumplir nuestros sueños o nos quedaremos anclados en la vida que otros quieren que vivamos?, ¿trataremos a las personas con respeto y amabilidad o seremos “cardos borriqueros” (cuidado con el nitrato de potasio) para quienes se acerquen a nosotros? Creo que puede ser un buen ejercicio reflexionar sobre estas preguntas de las cuales surgen otras tantas.

Mi lema es: Sólo tienes una oportunidad para vivir la vida que quieres. Una vida. Ticket de “Ida”. Aprovecha todas las oportunidades que se crucen por tu camino, por tu vida, porque puede que al morirte, en ese último hálito de vida, te des cuenta de que no has vivido. O lo que es peor, que al envejecer, inexorablemente, te des cuenta de todo lo que has dejado atrás por vivir por no ser auténtico contigo mismo.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | 2 comentarios